¿Cuánto sabemos sobre infertilidad?

La esterilidad e infertilidad sigue una línea de aumento ascendente debido fundamentalmente al retraso de la maternidad, a la influencia de agentes medioambientales, el estilo de vida sedentario, consumo de tabaco, alcohol y otras drogas, obesidad o mala alimentación. Sin embargo, a pesar de ser una enfermedad que afecta a 1 de cada 6 parejas en edad reproductiva en España, según dictan los datos de la OMS, se trata de un problema bastante desconocido para los pacientes hasta el momento en el que tras buscar el embarazo de forma natural y no conseguirlo, se plantean recurrir a un centro de reproducción asistida.

Muchos de los problemas reproductivos podrían evitarse si la población tuviera información fehaciente sobre salud reproductiva, a qué edad se limita el periodo fértil de mujeres y hombres, y sobre los tratamientos que actualmente la medicina reproductiva pone al alcance de todos para programar la maternidad en función de las circunstancias personales de cada pareja o mujer.

En este sentido, es importante subrayar que la mujer debe plantearse su maternidad antes de cumplir los 35 años, edad en la que su fertilidad inicia el declive. Si a esta edad, por distintas circunstancias, no es el momento de buscar el embarazo, debe optar por la vitrificación de óvulos para que en un futuro no encuentre obstáculos para ser madre con sus propios óvulos.

La percepción de la fertilidad y la infertilidad en nuestro país está envuelta de un estigma social que tan solo puede romperse con la normalización de esta condición para poder así prevenir esta enfermedad ampliando el campo de información sobre el mundo de la reproducción y de la salud sexual.

Las campañas que desde hace años se desarrollan entorno a la salud reproductiva y sexual están diseñadas fundamentalmente para evitar el embarazo, y a la sociedad no se le han dado conocimientos técnicos en cuanto a expectativas reales de fertilidad relacionadas fundamentalmente con la finalización del periodo fértil femenino y su impacto en la capacidad ovárica, y son muchas las mujeres que desconocen a qué edad empiezan a darse dificultades para conseguir el embarazo.

A día de hoy, planificar la maternidad es una cuestión de suma importancia. De la educación y la información en edades tempranas sobre fertilidad depende el que se pueda recurrir a procedimientos que se adapten a las circunstancias de cada persona para prevenir futuros problemas de infertilidad.

La congelación de óvulos es una técnica en alza y cada vez más mujeres recurre a ella para preservar su fertilidad en edad temprana. Es una técnica innovadora que se conoce poco, pero que empieza a tener cada vez mayor demanda.

Objetivo en reproducción asistida: obtener los mejores óvulos

Eso no quiere decir que no se pueda ser madre en edad avanzada con óvulos propios. Muchas de nuestras pacientes han logrado ser madres superando los 40 años y con baja reserva ovárica, pero sí es importante conocer la calidad que tienen sus óvulos, cada mujer es fisiológicamente diferente y su capacidad fértil distinta.

En la Unidad de Reproducción Puerta del Sur sabemos el gran valor que tiene cada óvulo y cada embrión, por lo que ponemos todo nuestro empeño y recursos técnicos para sacarlos adelante.

Los tratamientos de fecundación se inician con la estimulación ovárica que favorece la producción y maduración de varios óvulos. El estudio de la reserva ovárica, mediante ecografía y hormona Antimulleriana, pronostica la capacidad de funcionamiento de los ovarios, y permite predecir el grado de respuesta a los fármacos para conseguir una buena producción de óvulos maduros. Distintas estrategias han perfeccionado los protocolos de estimulación ovárica evitando riesgos. La actual variedad de fármacos permite distintas combinaciones para diseñar una medicación personalizada, ajustada y dirigida a obtener un ciclo óptimo y la extracción de óvulos de calidad.

Clasificación según respuesta a la estimulación ovárica:

  • Bajas respondedoras, se denomina así a las pacientes que tan sólo han generado un máximo de 3 óvulos tras la estimulación. La causa se debe a una baja reserva ovárica bien por la edad o por determinadas patologías.
  • Normorespondedoras, es el grupo en el que se incluyen la mayoría de las mujeres, y que responde a la obtención de entre 6-9 óvulos por ciclo de estimulación.
  • Hiperrespondedoras, así se denomina a las mujeres de las que se obtienen una media de 20 ovocitos por ciclo. Suelen ser mujeres jóvenes y sin problemas de fertilidad como es el caso de las donantes.

Como se ha dicho anteriormente, el número de óvulos obtenidos es importante, pero la calidad es fundamental, ya que, si la calidad es baja, dará igual la cantidad de óvulos que se obtengan, pues es muy probable que ninguno de ellos sea viable. Sin embargo, si sólo tenemos dos óvulos de gran calidad, lo más probable es que se consiga generar al menos un embrión capaz de implantar y evolucionar a término.

No obstante, la situación idónea, es poder contar con un buen conjunto de óvulos de buena calidad para poder alargar su cultivo hasta 5 días (estadio blastocisto), lo que permite estudiar bien sus parámetros, y seleccionar los que tienen mayor capacidad de implantación para transferir al útero materno, además de poder vitrificar los sobrantes a la espera de ciclos posteriores para ampliar la familia.