La Betaespera, ¿qué se puede y no se puede hacer?

Antonia Llamas Reyes
Técnico de laboratorio  UR Puerta del Sur

Los pacientes que se tienen que someter a técnicas de reproducción asistida sufren un estrés acumulado por la falta de gestación alargada en el tiempo, falta de información, o información no personalizada en cada caso. Aceptar que se tienen problemas para lograr la gestación resulta muy difícil.

Los profesionales que trabajamos en el campo de la medicina reproductiva, lidiamos a diario con los distintos casos de infertilidad, y es cierto que cada uno es un reto y ponemos todo nuestro empeño y compromiso por sacar adelante el embarazo. Sin embargo, la mayoría de los pacientes que necesitan nuestra ayuda para tener a sus hijos, se enfrentan por primera vez a este desafío, y se cargan de voluntad para el proceso: pruebas, controles, administración de la medicación, punciones o transferencias. En nuestra consulta intentamos transmitirles la mayor tranquilidad, dándoles todo nuestro apoyo y acompañándolos desde el primer momento hasta el final del tratamiento, que siempre es una gran satisfacción y alegría cuando el propósito de todos se consigo y tenemos como premio un resultado positivo.

Sin embargo, lo más difícil para nuestros pacientes es la famosa Betaespera, esos 15 días de espera para tener el resultado del análisis de sangre que les va a revelar si su sueño de formar una familia se hará por fin realidad. Son quizá los 15 días más largos que recuerden los pacientes durante lo que se suceden momentos de incertidumbre y dudas. Es la fase de mayor tensión emocional y dudas de todo el tratamiento de reproducción asistida.

En esta Betaespera es donde el equipo de la Unidad de Reproducción Puerta del Sur manifiesta su “apoyo extra” y nos mantenemos expectantes con los pacientes disponibles ante cualquier pregunta, duda o aclaraciones que necesiten, poniendo a su disposición el apoyo psicológico que precisen en cualquier momento del tratamiento, especialmente durante la Betaespera.

Las preguntas y dudas más comunes que se plantean son:

  • ¿Cuánto tiempo he de estar en reposo?

Una vez que se realiza la técnica indicada nosotros le hacemos estar unos 10 -15 minutos tumbada en la camilla, simplemente para que se relaje. Se ha estudiado las probabilidades de quedar embarazada no aumentan por este reposo, pero si hemos advertido que las pacientes se relajan mucho más y se les sirve para marcharse mucho mas tranquilas a casa. Una vez que están en casa es aconsejable que guarden reposo relativo durante un par de días. Después pueden volver a su vida normal, teniendo cuidado de no realizar esfuerzos bruscos.

  • ¿Se puede hacer ejercicio físico?

No se recomienda que durante la Betaespera se haga ejercicio físico, ya que no se sabe con la intensidad que la paciente lo va a realizar. De esta manera también se evita que la realización de ejercicio pueda influir en una beta negativa y que la paciente pueda tener una carga emocional de culpa.

  • ¿Se puede fumar o beber?

Determinantemente NO, es muy importante que si la paciente es fumadora reduzca el consumo de tabaco durante el tratamiento, y sea nulo una vez que se termine la técnica de reproducción asistida. El consumo de tabaco junto con los tratamientos hormonales, tienen el riesgo de producir trombos. Es un esfuerzo añadido que deben superar las pacientes, para lograr el ansiado deseo de ser madres.

  • ¿Se pueden mantener relaciones sexuales durante la Betaespera?

En el caso de un tratamiento de una Inseminación Artificial por se puede mantener relaciones sexuales, ya que el semen no perjudica la evolución de la técnica. En cambio, en el caso de las transferencias embrionarias no se aconseja mantener relaciones sexuales, ya que el semen contiene prostaglandinas y puede producir contracciones en el útero.

  • ¿Qué síntomas pueden tenerse?

En principio no tiene por qué haber ningún tipo de síntoma. Algunas pacientes suelen encontrarse un poco hinchadas por la administración fármacos para la estimulación ovárica. Puede sentirse algo de inflamación en los pechos, e incluso dolor al tacto, debido a la administración de progesterona. También puede mancharse durante la espera un flujo marrón o un algo rojizo, debido a la implantación del embrión al endometrio. Evidentemente, no nos gusta ningún tipo de manchado, pero puede dar el caso.

Durante estos días es recomendable:

✓ Confiar e intentar estar tranquila manteniendo la mente ocupada leyendo y paseando.
✓ Realizar actividades gratificantes, socializando con la familia y los amigos, procurando no realizar tareas caseras que no requieran esfuerzo y ayuden a mejorar el estado de ánimo.
✓ Cuidar la alimentación procurando que sea sana, equilibrada, variada y rica en fibra.
✓ Tener una buena hidratación bebiendo abundantes líquidos.
✓ No obsesionarse con una innecesaria perfección vital.

Es importante la aceptación de incontrolabilidad de la situación. Comprender que no se puede hacer nada por cambiar las circunstancia es una de las tareas más difíciles que reinan en estos momentos.